abogados negligencias médicas

¿Cómo denunciar una negligencia médica?

La negligencia médica es una de las causas de muerte más comunes no solo en España, sino alrededor del mundo. Pese a esta realidad, muchas personas desconocen expresamente de qué se trata o cómo denunciar una negligencia médica. Este tipo de reclamaciones se deben efectuar con ayuda de un equipo jurídico experto, ya que son muchos los términos y condiciones que se aplican. Para conocer más sobre sus aspectos, razón de ser y demás recomendaciones, quédate con nosotros.

¿De qué se trata una negligencia médica? 

Cuando se habla de negligencia médica también conocida como mala praxis médica, se hace referencia a una acción errónea o indebida por parte de personal sanitario. En pocas palabras, es cuando no se siguen protocolos establecidos causando así daños morales y físicos en el paciente. La negligencia médica podría considerarse como uno de los problemas más graves dentro de la medicina. Este tipo de faltas pueden provocar lesiones y daños irreparables, o incluso la muerte. Justo por este motivo, dicha acción podría conducir a una demanda. Por otra parte, una negligencia médica se puede cometer dentro de cualquier ejercicio o fase de la medicina, bien sea la exploración, diagnóstico, pronóstico y tratamiento. 

¿Cómo se determina la negligencia médica?

La negligencia, también se podría considerar una violación de nuestro derecho como pacientes. Un individuo ha sufrido  este tipo de descuido si: 

  • No ha recibido la atención médica adecuada, con los medios técnicos y científicos que el sistema sanitario posea a su disposición. Cuando no se posee estos medios, se debe solicitar acopio de los sistemas o proveedores necesarios. 
  • El paciente ha recibido una atención sin ningún tipo de salubridad e higiene, lo cual podría comprometer ampliamente la correcta recuperación del mismo. 
  • El tiempo de espera asignado para la exploración, intervención o seguimiento supera el límite establecido según la patología o condición del paciente. 
  • Existe desconocimiento de las alternativas que el sistema sanitario ofrece o se ha elegido un tratamiento inadecuado según el binomio riesgo-beneficio. 
  • El paciente es tratado de forma similar a otros sin importar su estado, condición o edad. 

En el año 2017 la “Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene” (SEMPSPH), en la presentación del primer documento español sobre iatrogenia (mala praxis), estimó que entre el 15% y el 20% de los pacientes que ingresan en un hospital en España sufrirán algún error sanitario. Se refiere a los fallos o efectos adversos provocados por las intervenciones médicas y sanitarias. 

Si se sufren lesiones por los errores o impericias del personal sanitario, podría ser procedente acusar o demandar por daños y perjuicios, tanto a los responsables directos, como a las entidades donde prestan sus servicios y las aseguradoras. 

¿Cómo denunciar una negligencia médica?

Recomendaciones para denunciar una negligencia médica 

Denunciar una negligencia médica es un proceso legal. Dentro de este camino es común encontrarse con obstáculos complejos de superar. Aun así, es fundamental que como paciente, logres denunciar la negligencia sufrida, logrando que se acredite la responsabilidad de los médicos tratantes, de las consecuencias de sus actos. Ahora bien, tras los daños que podrían haber causado en ti, es normal que desconozcas cómo iniciar este proceso. Por ello te contamos cómo realizar una renuncia por negligencia médica de forma eficaz:

1. Lograr la ayuda de un perito médico 

Es esencial tener la participación de un experto. Contactar con un perito médico experimentado en negligencias médicas puede marcar la diferencia. En este aspecto es importante que el letrado cuente también con experiencia. Gracias a un abogado profesional se podrá estudiar la viabilidad conforme a la documentación recabada, determinar los responsables de la negligencia y la instancia judicial ante la que se debe demandar, entre otros puntos. 

2. Tener las pruebas

Tras acudir al letrado que te asesorará durante todo el proceso de la demanda, es necesario obtener pruebas para demostrar lo ocurrido. De hecho, de no poder recolectar toda la evidencia necesaria, el procedimiento podría complicarse. Entre las pruebas más significativas se encuentran: 

  • Historial médico del paciente: dentro de esa información se encuentran los datos sobre pruebas realizadas, protocolos seguidos, anotaciones, fechas, altas, bajas y toda la información o informes médicos que han tenido relación con la actuación médica que se reprocha. Aunque estos documentos deberían facilitarse de ser solicitados, en ocasiones pueden aparecer dificultades que podrían complicar este proceso. 
  • Consentimiento informado: en el caso de existir una intervención quirúrgica, será necesario contar con este documento, el cual deberá estar debidamente firmado por el paciente y contener las consecuencias relevantes, riesgos de la intervención quirúrgica, cuestiones generales y cualquier tipo de contraindicación. 
  • Informe de autopsia: si la negligencia tuvo como resultado la muerte del paciente, este informe será crucial. Esta prueba debe servir a la reclamación, puesto que en muchos de los casos puede demostrar en sí misma la negligencia.

3. Intentar un acuerdo 

Con las pruebas pertinentes en mano, en ocasiones es posible llegar a un acuerdo con el sanitario o responsable que haya producido la incidencia. Este aspecto tendrá lugar si el paciente está de acuerdo en hacerlo. Muchos prefieren evitar el largo proceso de una demanda, por ello es un aspecto para considerar. 

4. En el caso de no existir un acuerdo 

En el caso de no llegar a un acuerdo entre las partes, la próxima instancia serán los tribunales. Para lograrse deberá dirigirse la reclamación contra la Administración, cuando la malpraxis haya ocurrido en un centro público. Debe iniciarse el proceso en forma de reclamación patrimonial administrativa. Posteriormente, caso de ser desestimada la petición, deberás presentar demanda  ante los juzgados o tribunales contencioso-administrativos. 

En el supuesto de que el acto a reclamar haya ocurrido en la sanidad privada, en este se tratará en los tribunales del ámbito civil, en un procedimiento que dependerá de la cuantía de la reclamación. 

5. Puede haber una desestimación de la demanda 

Si la demanda es desestimada, quiere decir que se ha considerado que no ha existido dicha negligencia médica. En este sentido, la palabra final la tiene el juez o tribunal, quien decidirá, además, si el que ha demandado debe pagar las costas del proceso. Hay que tener en cuenta que en nuestro ordenamiento, la norma general (hay excepciones), quien pierde, paga los gastos judiciales.

6. Reclamar siempre y cuando sea fidedigno y conveniente 

Aunque el riesgo a perder siempre se encuentra presente, es crucial alzar la voz si has sido víctima de una negligencia. A pesar de que los médicos siempre hacen firmar a los pacientes consentimientos, esta acción no es sinónimo de impedimento para reclamar por algún daño. Hay que tener igualmente en cuenta que el paciente también puede rechazar la intervención médica o el acto sanitario propuesto, en cuyo caso no debe firmar el consentimiento, o bien debe hacer constar sus observaciones o quejas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *