Libre Competencia

¿Cuándo podemos denunciar a una empresa de la competencia?

La libre competencia es uno de los pilares fundamentales de nuestro sistema económico. Puede definirse como aquella situación en que empresarios y consumidores gozan de libertad para intervenir en el mercado y, como consecuencia de esa libertad, se produce la fijación de los precios de forma espontánea, a través del consentimiento de unos y otros. En España, la libre competencia se reconoce en el artículo 38 de la Constitución, en el que además se dispone que los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio.

El mantenimiento de este valor indisociable del sistema económico liberal ha sido también una preocupación para la Unión Europea desde el momento de su fundación, recogiéndose en su Tratado de Funcionamiento, y siendo desarrollado y precisado por otras normas referidas a distintos sectores económicos (transporte aéreo, mercados agrarios, pesca y acuicultura, entre otros muchos).

Dentro de las fronteras españolas se han dictado normas tendentes a proteger la competencia, entre las que cabe destacar: la Ley 3/1991, de Competencia Desleal (a la que llamaremos LCD), y la Ley 34/1988, General de Publicidad, que dedica algunos de sus artículos a la “publicidad desleal”, a la que dedicaremos otro artículo.

La LCD establece una regla general: “se reputa desleal todo comportamiento contrario a la buena fe”. Pero, ¿qué comportamientos pueden considerarse contrarios a la buena fe? Veamos algunos de los más importantes:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *