Divorcio

Divorcio Sí, Divorcio No

El pasado confinamiento provocó una convivencia continuada, a la que no estábamos habituados. Salíamos a nuestros trabajos y a nuestras ocupaciones, incluso a los ocios y actividades deportivas, en la mayoría de los casos de forma independiente, no participando en ellos nuestra pareja. 

Esa permanencia en el reducido espacio de nuestros hogares provocó, y en algunos caso despertó,  reivindicaciones. También en otros casos surgieron reproches, que enturbiaron muchas relaciones de pareja, incluso con los hijos.  Esa permanencia  derivó en situaciones de ruptura, al generarse un estado de nervios que ha llevado a muchos a replantearse la  decisión de divorcio. Quizás sea el momento de reflexionar y  de forma más serena, analizar  los sentimientos, tal vez sería bueno buscar consejo.

No obstante, si la decisión  de divorciarse es firme, lo prudente es contar con asesoramiento legal. No dude en hablar con un abogado o abogada .  Lo más aconsejable, pese a las tensiones y divergencias,  sea seguir el camino del mutuo acuerdo  y suscribir un “Convenio Regulador de Divorcio”. De hacerlo  ganaremos tiempo  y dinero, pues los costes, en conjunto, serán  inferiores. Si no somos capaces de alcanzar acuerdos, habrá que presentar una demanda judicial contra la otra parte de la pareja. Conviene recordar, que puede transformarse en mutuo acuerdo en cualquier momento, previo a la Sentencia.

Aspectos importantes del Convenio Regulador de Divorcio

Los puntos que debemos tratar, para redactar  un  “Convenio Regulador de Divorcio” serán, entre otros, los siguientes:

– Decisión de divorciarse.

– Uso del domicilio conyugal. Quien se queda en la casa.

– Pensión compensatoria, si se produjese desequilibrio económico.

– Guardia y custodia,  de los hijos, que puede ser compartida.

– Régimen de visitas de los hijos.

– Pensión de alimentos en favor de los hijos, si los hubiese.

– Pago de los gastos extraordinarios  de los menores

– Distribución de ajuar domestico.

– Distribución de las cargas del matrimonio.

– Liquidación de la sociedad de gananciales.

Conviene consultar con profesionales para estudiar qué “Convenio Regulador de Divorcio” nos conviene.

Una cuestión fundamental: la Pensión de Alimentos 

¿ Ha dejado de pagar la Pensión de Alimentos?. ¿ Ha dejado de percibirla?

Que se puede hacer y en qué situación está en cada uno de los supuestos:

SI HA DEJADO DE ABONARLA:   

Se plantea una complicada situación. Si durante DOS MESES seguidos, no los ha satisfecho, estaría ante un problema penal que podría suponer una pena de prisión. Igualmente si esa falta de pago se ha producido durante cuatro meses, no consecutivos, en el año. Podría tener defensa, por cuanto ha podido existir una circunstancia sobrevenida, como la pandemia por coronavirus, que ha generado otra “epidemia” mayor, como la alteración de la economía. Si eso ha sido así, o si el nivel de ingresos ha disminuido y no se puede seguir pagando o se ha dejado de pagar la suma establecida en la Sentencia, deberá, a la mayor brevedad, consultar con un abogado experto, y presentar una demanda para modificar la cantidad de alimentos, para evitar que quien tenga el derecho a recibirlos pueda presentar una denuncia penal ante la falta de cumplimiento.

SI HA DEJADO DE RECIBIRLA:

En ese caso, existen dos vías judiciales: 

1).- La CIVIL: solicitar la ejecución ante el Juzgado que dictó la Sentencia, y si el obligado al pago no lo hace, podrá solicitar que se le embarguen bienes, como el salario o propiedades.

2).-La denuncia o querella PENAL: presentar denuncia, por la falta de pago de la pensión.  Lo recomendable es que esta vía se utilice solamente cuando el que tiene que pagar y tiene la posibilidad, lo hace sin excusa alguna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *