Delito Societario (1)

El delito de apropiación indebida en las sociedades mercantiles

Comentamos hoy, de forma  somera, el delito de apropiación indebida en las sociedades de capital.

La doctrina viene definiendo el delito de “apropiación indebida”, como: “la conducta por la que un sujeto al recibir dinero u otro bien, en virtud de una relación jurídica, con obligación de devolver lo recibido, lejos de cumplir con ella lo incorpora a su patrimonio o le da un destino distinto al que le corresponde” 

El Código Penal, en el artículo 253, define la “apropiación indebida”, como aquel comportamiento de los  que : “…en perjuicio de otro, se apropiare para sí o para un tercero, de dinero, efectos, valores o cualquier otra cosa mueble, que hubiera recibido en depósito, comisión, o custodia o que le hubieren sido confiados en virtud de cualquier otro título que produzca la obligación de entregarlos o  devolverlos, o negaren haberlos recibido”.

Apropiación Indebida Sociedades Mercantiles

ELEMENTOS TÍPICOS DE LA APROPIACIÓN INDEBIDA

La Jurisprudencia viene establecido como elementos típicos.

A).- “La existencia previa de una relación jurídica obligacional”. Al amparo de esa relación obligaciones el sujeto activo ha percibido dinero.

B).- Que el actor, al amparo de esa relación obligacional, se apropie del dinero, para sí mismo o para un tercero.

C).- Se requiere también, para la realización del tipo, que el sujeto actué  con intención, es decir, debe tratarse de un comportamiento consciente y voluntario.

D).- Debe existir en esa actuación consciente, el ánimo de lucro, de beneficiarse para sí o para beneficiar a un tercero. Y por último

E).- Debe existir un “perjuicio patrimonial”. Perjuicio para la sociedad, en este caso, o para los socios. Es éste en esencia el elemento más trascendente, por cuanto con la ejecución de la apropiación se está perfeccionando el delito.

Se precisa que la retención o apropiación de la cosa sea manifiestamente indebida. Como es preciso también fijar la cuantía de forma líquida  y determinada y, dado el principio de presunción de inocencia, precisa de una prueba contundente de cargo o acusación para desvirtuarla.

Interesa poner de manifiesto que no debe confundirse con el “derecho de retención”, que se reconoce a quienes realizan una obra o trabajo en un bien ajeno. Es el caso, por ejemplo, de los talleres de coches y motos, que el mecánico puede retener el vehículo hasta tanto no se la haga efectiva la factura,  de lo reparado. 

Se incluye también en el delito de “apropiación indebida”, el supuesto en que el autor percibe indebidamente una cantidad de dinero en cobro de algo que no le correspondía. Por ejemplo, recibir dinero en una cuenta bancaria por error y, tras ser requerido por el verdadero destinatario, o por el remitente, negarse a devolverlo. 

Se dan este tipo de delitos en las sociedades, cuando el administrador de la sociedad, o alguno de los socios autorizados en las cuentas bancarias realiza disposiciones de fondos en su favor, o en cuentas de terceros, que no obedecen a operaciones reales ni a obligaciones contractuales de la empresa, por trabajos o servicios a favor de la mercantil. Entonces podríamos estar ante el delito de apropiación indebida en el seno  de sociedades de capital.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *