Atropello

El homicidio en accidente de tráfico

Los accidentes de tráfico constituyen una de las principales causas de muerte en España. Como ya recordábamos en un artículo anterior, el pasado año fallecieron en carreteras españolas aproximadamente 1.510 personas. Junto a la responsabilidad civil que conlleva el accidente de tráfico -que se refiere a la indemnización que corresponde percibir a los familiares del fallecido- deben también mencionarse las posibles repercusiones penales

Es en el ámbito de la responsabilidad penal donde se produjo una importante reforma legislativa, operada por la Ley Orgánica 2/2019, de modificación del Código Penal, en materia de imprudencia en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor y sanción del abandono del lugar del accidente y que, en síntesis, se ha traducido en una agravación de las penas. La Exposición de Motivos de la citada Ley Orgánica dispone que el motivo de la misma se halla en el “incremento de accidentes en los que resultan afectados peatones y ciclistas por imprudencia en la conducción de vehículos a motor o ciclomotor”

En esa misma línea punitivista, para evitar en todo caso el archivo de las causas penales cuando en un accidente de tráfico se produzca una infracción grave de las normas de seguridad vial, la Ley Orgánica 11/2022 ha vuelto a modificar parcialmente estos artículos del Código Penal, con la finalidad de que, apreciada la vinculación entre la infracción grave de tráfico y el fallecimiento, en ningún caso pueda el Juez calificar la imprudencia como leve sino, al menos, como menos grave y, por tanto, constitutiva de delito.

La actual redacción del Código Penal contempla cuatro posibles respuestas punibles a este fenómeno: homicidio por imprudencia menos grave, homicidio por imprudencia grave, homicidio por imprudencia de notoria gravedad y homicidio por imprudencia de notoria gravedad con elevado número de fallecidos.



¡A TENER EN CUENTA!Conviene diferenciar, antes de proceder a su análisis individualizado, entre los siguientes conceptos, distintos pese a su aparente homonimia:● Infracción grave de las normas de tráfico: Aquellas calificadas como tales por las normas de tráfico, circulación y seguridad vial. Una infracción grave de tráfico puede dar lugar a una homicidio por imprudencia menos grave grave. También existen infracciones muy graves de las normas de tráfico, que pueden igualmente dar lugar a una imprudencia menos grave o grave, según los casos.● Imprudencia grave (o menos grave) en el homicidio: Cuando un delito no es intencional (doloso) se dice que es imprudente o culposo. En función de su relevancia, por suponer no prestar atención a normas básicas de cuidado al conducir o bien a normas no tan elementales, la imprudencia puede ser leve, menos grave o grave. Sólo son constitutivos de delito el homicidio por imprudencia grave o menos grave; no así la imprudencia leve, que no se castiga penalmente. ● Delito gravemenos grave o leve: En función de la pena prevista para el delito, este será grave, menos grave o leve. Por lo que aquí nos interesa, el homicidio por imprudencia menos grave es un delito leve, mientras que las demás figuras delictivas son delitos menos graves. Es decir, una infracción grave de las normas de tráfico puede ser constitutiva de un homicidio por imprudencia menos grave que, por la pena que tiene prevista, es un delito leve.


HOMICIDIO POR IMPRUDENCIA MENOS GRAVE

Dispone el art. 142.2 del Código Penal que “El que por imprudencia menos grave causare la muerte de otro, será castigado con la pena de multa de tres meses a dieciocho meses.

Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres a dieciocho meses. Se reputará en todo caso como imprudencia menos grave aquella no calificada como grave en la que para la producción del hecho haya sido determinante la comisión de alguna de las infracciones graves de las normas de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial. La valoración sobre la existencia o no de la determinación deberá apreciarse en resolución motivada”.

De manera que, producida la muerte de una persona por la conducción de vehículo de motor con infracción grave de las normas de tráfico, el homicidio será, al menos, por imprudencia menos grave, salvo que el Juez entienda que debe calificarse como grave.

La reciente reforma llevada a cabo por la LO 11/2022, motivada por el incremento de sobreseimientos en casos de fallecimiento en accidente de tráfico, ha afectado particularmente a este delito, siendo las principales novedades: 

  • 1. Apreciada la vinculación entre infracción grave de tráfico y resultado de muerte, el Juez estará obligado en todo caso a calificar la imprudencia, en todo caso, como menos grave, en ningún caso como leve, y por tanto no podrá sobreseer la causa penal.
  •  
  • 2. La ausencia de vinculación entre la infracción grave de las normas de tráfico y la muerte producida requiere, ineludiblemente, una resolución motivada del Juez, no pudiendo limitarse simplemente a acordar el archivo.
  •  
  • 3. Aunque se trate de un delito leve, el homicidio por imprudencia menos grave causado utilizando un vehículo de motor es perseguible de oficio. No es necesaria denuncia de los familiares del fallecido. 

Son infracciones graves de las normas de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial las del art. 76 del Real Decreto Legislativo 6/2015. La lectura del artículo muestra una increíble variedad de conductas, hasta 30,  algunas de extraordinaria vaguedad como la de la letra m): “conducción negligente”. Son dignas de mención: la conducción sin el alumbrado reglamentario, conducir con auriculares o cascos de audio, utilizar el móvil, saltarse un semáforo en rojo, una señal de stop o un ceda el paso, no mantener la distancia de seguridad… 

A ellas se deben añadir las muy graves, del artículo 77. 

HOMICIDIO POR IMPRUDENCIA GRAVE

En su apartado primero, el art. 142 Cp. establece que “El que por imprudencia grave causare la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años.

Si el homicidio imprudente se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá asimismo la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años. A los efectos de este apartado, se reputará en todo caso como imprudencia grave la conducción en la que la concurrencia de alguna de las circunstancias previstas en el artículo 379 determinara la producción del hecho”.

El artículo 379 Cp. prevé las circunstancias siguientes: 

  • 1. Conducir a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente
  • 2. Conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas.
    • 2.1. Tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro
    • 2.2. Tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.
  • Cuando se dé cualquiera de ellas, procederá siempre la calificación de la imprudencia como grave y, por tanto, la aplicación del tipo penal del art. 142.1.

OTRAS CONSIDERACIONES:

  • 1. No sólo la concurrencia de las anteriores circunstancias dará lugar a la calificación de la imprudencia como grave. Como se desprende del art. 142.2, la infracción grave de las normas de tráfico puede ser considerada por el Juez como imprudencia grave (STS 421/2020, de 22 de julio, Rec. 1086/2018, STS 344/2022, de 6 de abril, Rec. 794/2020
  • 2. La pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores, cuando sea superior a 2 años, conllevará la pérdida de vigencia del permiso de conducir (art. 47 Cp.)
  • 3. El homicidio por imprudencia grave es, por sus límites penológicos, un delito menos grave, perseguible de oficio.


HOMICIDIO POR IMPRUDENCIA DE NOTORIA GRAVEDAD

El art. 142 bis prevé: “En los casos previstos en el número 1 del artículo anterior, el Juez o Tribunal podrá imponer motivadamente la pena superior en un grado, en la extensión que estime conveniente, si el hecho revistiere notoria gravedad, en atención a la singular entidad y relevancia del riesgo creado y del deber normativo de cuidado infringido, y hubiere provocado la muerte de dos o más personas o la muerte de una y lesiones constitutivas de delito del artículo 152.1.2.º o 3.º en las demás”

  • Son varios los elementos de este artículo que merecen nuestra atención:
  • 1. Notoria gravedad: Se trata de un concepto jurídico indeterminado, que habrá de ser precisado por los Tribunales con base en los criterios ofrecidos por el precepto, es decir, atendiendo al riesgo creado y a la norma de cuidado infringida por el responsable
  • 2. Se requiere, como resultado, bien la muerte de dos o más personas, bien la muerte de una persona y lesiones graves en las demás.
  • 3. Pena superior en grado a la del art. 142.1, esto es, de 4 años y un día a 6 años de prisión, a la que se puede añadir la de privación del derecho de conducir vehículos de motor y ciclomotores de 6 años y un día a 9 años
  • 4. Dicha agravación es facultativa, el Juez podrá imponerla, según su prudente arbitrio, pero puede también aplicar la pena del art. 142.1. 
  •  


HOMICIDIO POR IMPRUDENCIA DE NOTORIA GRAVEDAD CON ELEVADO NÚMERO DE FALLECIDOS

El propio art. 142 bis señala a continuación que, en ese mismo supuesto, “si el número de fallecidos fuere muy elevado”, se podrá imponer la pena superior en dos grados. 

El resultado exigido en este caso es un número muy elevado de fallecidos. Qué se entiende por número muy elevado es una cuestión discutida por doctrina y jurisprudencia. Existen autores que lo cifran en la muerte de 4 o más personas y otros que entienden que el artículo alude a un caso más extraordinario, por lo que debe tratarse de la muerte de 10 o más personas.

Pena superior en dos grados a la del art. 142.1, es decir, pena de 6 años y un día a 9 años de prisión, que puede ir acompañada de la privación del permiso de conducir de 9 a 13 años. Al igual que el artículo anterior, es de aplicación facultativa por el Tribunal, que podrá, justificándolo debidamente, aplicar esta figura o la más atenuada del art. 142.1.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *