Indemnización Por Accidente En Transporte Público (1)

Indemnización por accidente en transporte público

¿Sabías que los accidentes en autobús son los más frecuentes entre los diferentes medios de movilización que hay en España? Por ejemplo el 2017 fue el cuarto año consecutivo que la cifra de víctimas estaba en aumento, llegando a las 102.233 personas que sufrieron un percance al viajar en autobús. Es por esto que los casos en los juzgados por reclamación de indemnización por accidente en transporte público son muy frecuentes.

Esta frecuencia de casos no es algo nuevo en los despachos de abogados. Sino todo lo contrario, es habitual desde el momento en que se reguló el derecho a pedir una compensación por los daños sufridos en un accidente donde evidentemente la víctima no tiene responsabilidad.

Aspectos a tener en cuenta para reclamar una indemnización

Antes de abordar las indemnizaciones por este tipo de accidentes es necesario conocer algunos aspectos relevantes, que todo ciudadano que continuamente usa el transporte público debería tener siempre presente. Con esto hacemos referencia a lo siguiente:

1. El Seguro Obligatorio del Viajero 

Cada vez que se viaja en un transporte público, solo por comprar el ticket se realiza una especie de pago de Seguro Obligatorio de Viajeros, SOV. Es decir, al pagar el ticket de transporte automáticamente la persona queda protegida por este seguro que cubre los accidentes derivados en incapacidad temporal o permanente así como en la muerte del viajero.

Independientemente de que el accidente sea responsabilidad del chofer del transporte, la ley establece que se puede exigir una compensación a consecuencia directa o no del choque, así como cualquier otra avería que proceda del vehículo. Además, cabe aclarar que este seguro comienza a funcionar desde el momento que inicia el trayecto hasta que el viaje termina. Lo cual quiere decir que durante todo el viaje el SOV permanece vigente.

2. Tipos de accidentes en transporte público

Cuando se viaja en transporte público siempre se hace en calidad de ocupante. Razón por la cual, el usuario tiene derecho a una indemnización si durante el trayecto sufre de alguna lesión o presenta daños materiales a consecuencia de alguna imprudencia. En este punto cabe mencionar que al momento de reclamar, el proceso será diferente dependiendo de quién haya resultado responsable del accidente.

Si la responsabilidad recae sobre el vehículo en el que se viaja, entonces el medio de transporte será quien pague la indemnización. Por otro lado, si el culpable del infortunio es un tercero, será la aseguradora del vehículo particular responsable quien cubra los gastos. 

Sin embargo, aunque el conductor del medio de transporte público no tenga responsabilidad alguna, igualmente la empresa deberá hacer frente a la indemnización ya sea por daños personales, materiales o ambos. 

Además, la ley señala que el conductor o chofer de vehículos a motor es culpable por el riesgo creado en la conducción, de los perjuicios ocasionados a las personas o en los bienes debido a la circulación. 

Asimismo, también señala que la única manera de quedar exonerado el conductor o el propietario, es demostrando que los daños fueron responsabilidad única del perjudicado o debido a una fuerza mayor que no se relaciona ni a la conducción, ni al funcionamiento del vehículo. 

Con esto en mente, es imprescindible saber que por regla general el usuario casi nunca tiene responsabilidad en los hechos. Igualmente, la imprudencia del conductor es un punto clave para reclamar la indemnización conforme al Baremo de accidentes. En este contexto las reclamaciones se pueden hacer tras: 

  • Colisiones con uno o más vehículos.
  • Atropellos.
  • Lesiones producto de frenazos bruscos o cualquier maniobra imprudente.

¿Cómo reclamar una indemnización por accidente en transporte público?

Al ocurrir un accidente en un medio de transporte público es importante que el lesionado sepa cómo debe actuar para poder reclamar la indemnización que legalmente le corresponde. Por ello, el afectado deberá tener en cuenta los siguientes puntos:

1. No abandonar el lugar

Si existe una lesión, golpe o daño material, la primera recomendación es no abandonar el lugar donde aconteció el accidente. Todo lo contrario, se deberá informar al conductor para que proceda a detener el vehículo motor y tenga conocimiento sobre las consecuencias de sus acciones. Cuando el lesionado no informa al chofer, al momento de reclamar por la vía legal será muy difícil obtener una indemnización.

Además, los choferes tienen la obligación de hacer parte de toda aquella incidencia que ocurra en su vehículo. En el caso de que el conductor no quiera hacer “el parte”, entonces el mejor consejo es que sea el propio lesionado o los afectados quienes llamen a la Policía Local y a las autoridades sanitarias, ya que el informe policial o un parte asistencial o de urgencia también puede servir para demostrar que efectivamente el pasajero sufrió daños en el siniestro.

2. Conservar el ticket

Conservar el ticket o billete es necesario para poder acreditar que ciertamente el afectado viajaba en ese medio de transporte y que estaba presente al momento de ocurrir el accidente.

3. Pedir que se levante un atestado

Este procedimiento estará a cargo de la Policía y con ello se establecerán las causas del accidente. Como expertos en asesoría por accidente de transporte público, podemos asegurar que cuando existe un atestado el proceso de la reclamación se hace más fiable y sencillo.

4. Hablar con los testigos y obtener sus datos

Tener testigos resulta bastante conveniente al momento de establecer una reclamación. Por ello, se deben recabar todos los datos o material necesario para tener un respaldo. En concreto, a los testigos se les debe pedir su nombre completo, dirección de domicilio, número telefónico y si, se trata de una grabación de video, entonces además de los datos personales es importante obtener una copia de las imágenes.

5. Plazo para reclamar

Cualquier persona que haya sufrido un accidente mientras viajaba en transporte público cuenta con un año para iniciar la reclamación desde el momento que logra la estabilización de las lesiones o el alta médica.

6. Tipo de reclamación

Normalmente lo primero suele ser buscar llegar a un acuerdo mediante la reclamación extrajudicial, cuando esto no es posible se interpone la demanda ante el Juzgado. Así que cuando no es posible una solución extrajudicial, tal y como sucede en un accidente de tráfico habitual, la reclamación suele ser tramitada por la vía civil. 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *