Policia

¿Puede entrar la policía en un domicilio?

Siempre suele haber controversias o dudas sobre la posible entrada de la policía en un domicilio. Precisamente, a lo largo del confinamiento y las restricciones pasadas desde principios del año 2020, se ha generado un gran debate tanto en los medios de comunicación con en ámbitos judiciales, tras la difusión de alguna entrada por parte de los fuerzas de orden público en domicilio en el se estaba celebrando una fiesta, con un gran número de personas, superando así el aforo  y medidas  establecidas con motivo de la pandemia del coronavirus. El debate no se ha suscitado por las circunstancias del posible aforo desmesurado, sino por el hecho de entrar la policía, derribando la puerta del inmueble.

¿Necesitaban o no una orden judicial para esa entrada?  ¿Se trato de un allanamiento del domicilio?

Deberemos partir, como primera cuestión, de qué se entiende  por “domicilio”. 

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, nos ofrece tres conceptos:

  1. Morada fija y permanente.
  2. Lugar en que legalmente se considera establecido alguien para el cumplimiento de sus obligaciones y el ejercicio de sus derechos.
  3. Casa en que alguien habita o se hospeda.”

EL “CÓDIGO CIVIL”, define el domicilio en el artículo 40: “Para el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones civiles, el domicilio de las personas naturales es el lugar de su residencia habitual, y en su caso, el que determine la Ley de Enjuiciamiento Civil.”

 El Artículo 155 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, no define el concepto de “domicilio”, sino que precisa cual será a los efectos de comunicación con el interesado en un proceso judicial., así en el apartado 2, de dicho precepto indica: “2. El domicilio del demandante será el que haya hecho constar en la demanda o en la petición o solicitud con que se inicie el proceso.” 

Por su parte el Tribunal Supremo ha extendido el concepto de “inviolabilidad del domicilio”, a otro espacios como la rebotica de una farmacia, la habitación de un hotel o el camarote de un barco.

Vistos estos preceptos y las características de “inviolabilidad del domicilio”, vemos, de forma breve y simple, si los agentes de la autoridad pueden entrar en un domicilio, sin quebrar el “principio de “inviolabilidad del domicilio”.

Con carácter general, será siempre necesaria  la debida “autorización judicial, para la entrada y registro de un domicilio”, que deberá ser precedida de la correspondiente solicitud por parte de la fuerza actuante, debidamente motivada, es decir que se está investigando o persiguiendo un presunto hecho delictivo. A la misma, responderá el Juzgado si autoriza o no, que deberá motivarse también de forma expresa. Esa autorización será puntual y temporal, El Juez limitará el tiempo, plazo, para la realización de la “entrada y registro del domicilio”. La Fuerza actuante podrá interesar la prórroga.

La excepción a tal solicitud previa y autorización del Juzgado, es cuando se trate de la persecución de un supuesto de delitos flagrantes, en persecución del supuesto autor o autores. También, cuando en su interior se estuviese ejecutando un hecho delictivo que afecte a la integridad física de una persona, que de no procederse a la intervención podría tener resultados letales o muy graves para la víctima.

En resumen, para poder acceder a un vivienda, quebrando el “principio de inviolabilidad del domicilio” mediante la “entrada y registro”, es preceptiva la pertinente enunciada autorización judicial, salvo los supuestos expresados. Toda vez que “el domicilio” es un espacio especialmente protegido tanto por nuestro Texto Constitucional, como en las regulaciones internacionales sobre Derechos Humanos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *