abogados penalistas

¿Qué es la Prisión Permanente Revisable (PPR)? ¿Es igual a Cadena Perpetua?

La Prisión Permanente Revisable (PPR) es una figura jurídica novedosa en nuestra historia reciente. Actualmente es la pena máxima que se puede imponer en España. 

Se ha incorporado al código penal el 31 de marzo del año 2015. Fue aprobada en el contexto del pacto antiyihadista. Únicamente tuvo el apoyo del Partido Popular. 

No es igual en todos los ordenamientos. En nuestro país consiste en una pena de prisión de larga duración, pero aunque tienen ciertas similitudes con la Cadena Perpetua, no debe confundirse con ésta última.

En general, la cadena perpetua es una condena de prisión para toda la vida restante del condenado. En cambio, la PPR será revisada (artículo 36 del código penal -CP-), cuando hayan transcurrido determinados años (25 ó 30 años dependiendo de los delitos cometidos). 

Y una vez revisada, se suspenderá cuando concurran determinados requisitos (artículo 92 CP):

  • Haber cumplido un mínimo de 25 años.
  • Encontrase en tercer grado penitenciario.
  • Obtener un pronóstico favorable de reinserción social.

Prision permanente revisable

¿En qué delitos está prevista la Prisión Permanente Revisable?

La PPR está destinada a los delitos que se consideran más graves: algunos asesinatos, homicidios de personalidades o de miembros de grupos sociales y agresión sexual a miembros de alguno de estos grupos.

Asesinatos (homicidio agravado): la pena de PPR está prevista cuando se cometa la muerte de una persona, pero de manera más grave, lo que se conoce como asesinato (alevosía, precio, recompensa, promesa, ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido, o para facilitar la comisión de otro delito o evitar que se descubra). Para que pueda se aplicada esta grave pena, se requieren determinadas circunstancias (artículo 140 CP):

  • Asesinato de un menor de dieciséis años de edad.
  • Que la víctima sea una persona especialmente vulnerable (por edad, enfermedad o discapacidad).
  • Que el crimen fuera subsiguiente a un delito contra la libertad sexual que el autor hubiera cometido sobre la víctima.
  • Que el delito de asesinato se hubiera cometido por quien pertenezca a un grupo u organización criminal.
  • Asesinar a más de dos personas, es decir tres asesinatos o más.

Homicidios (sin ser asesinato): hay delitos castigados con PPR para los que basta con matar a una sola persona, que tenga una especial relevancia, o que pertenezca a determinado grupo o población, como los siguientes:

  • Matar al Rey, la Reina o al Príncipe o a la Princesa de Asturias (artículo 485 CP).
  • Matar al Jefe de un Estado extranjero, o a otra persona internacionalmente protegida por un Tratado, que se halle en España (artículo 605 CP).
  • Matar a alguno de los miembros de un grupo nacional, étnico, racial, religioso o determinado por la discapacidad,  con propósito de destruir total o parcialmente sus integrantes (artículo 607 CP). 
  • Delitos de lesa Humanidad: ataque generalizado o sistemático contra la población civil o contra una parte de ella, por razón de pertenencia de la víctima a un grupo o colectivo perseguido por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género, discapacidad u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional (artículo 607 bis CP). Como se puede ver, en la redacción del código penal existen coincidencias con el grupo o grupos anteriores de posibles víctimas.

Agresión sexual o lesiones: existen dos caso en el que se puede imponer la PPR, sin que haya ningún homicidio o asesinato. El delito de agresión sexual o el delito de lesiones del artículo 149 CP, simempre que se haya cometido contra algún miembro de un grupo nacional, étnico, racial, religioso o determinado por la discapacidad,  con propósito de destruir total o parcialmente sus integrantes  (artículo 607 CP).

¿Qué ocurre en otros países de nuestro entorno?

No seremos exhaustivos aquí, por no ser el foro adecuado. Sí mencionaremos que en Europa existe esta pena en varios países, como Francia, Alemania e Italia. Pero en cada país tiene una configuración diferente, o por lo menos no coincidente. Este fue uno de los argumentos a favor de introducir esta pena en nuestro ordenamiento. En Francia los requisitos y características son incluso algo más gravosas que en España. Nuestra regulación actual es más próxima a la alemana. Pero el caso más singular es el de Estados Unidos (dejando a parte otros países con democracias menos afianzadas), donde la regulación es bastante más estricta que en Europa y donde la aplicación es mucho más habitual. Pero no hay que olvidar que en muchos lugares existe todavía una pena más grave: la pena de muerte.

¿Es unánimemente aceptada la pena de Prisión Permanente Revisable en España?

Como se puede deducir, desde la propia aprobación legislativa de esta pena, existe controversia sobre la conveniencia o no de la misma. Fue aprobada sin un consenso generalizado, por lo que tiene detractores, y en un momento de mayoría considerable de un futuro gobierno podría ser modificada. De hecho ya existen iniciativas legislativas para modificar o suprimir esta pena de nuestro ordenamiento.

Parece que una parte importante de la población española está a favor de la existencia de esta pena, para determinados delitos graves. Pero también hay voces discrepantes, por entender que vulnera el artículo 25 de la Constitución, al considerar que va en contra del principio de reinserción y reeducación social; y además, porque el reo (condenado) no sabe con exactitud cuál va a ser la pena que tendrá que cumplir, puesto que eso dependerá de requisitos futuros (principio o mandato de certeza). 

¿Podría mejorarse o ser cambiada?

A la vista de lo expuesto, parece que la regulación en España de esta pena podría mejorarse en cuanto a sus tipos o delitos concretos sobre los que debería ser aplicable. Y por otro lado, habrá que esperar el resultado de las iniciativas legislativas, además de la evolución social sobre la aceptación o no de este tipo de condenas. Resulta todavía incierto el porvenir, pero a lo largo de la historia hemos visto vaivenes legales y sociales a lo largo de los tiempos. Y precisamente estamos en momentos de muchas incertidumbres.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *